Virus del papiloma humano y cáncer de cuello uterino

Las verrugas genitales constituyen un verdadero problema tanto para mujeres como para hombres, sin embargo, las mujeres también deben prestar singular atención a un tipo de cáncer especial: cáncer de cérvix o cuello uterino.

Aunque este tipo de cáncer puede detectarse con mucha anticipación, lamentablemente, se detectan casi medio millón de mujeres cada año, de las cuales 270.000 son víctimas fatales.

cancer cervix

La mayoría de los casos de cáncer de cuello uterino podrían anticiparse con un buen programa de prevención y detección temprana.

El cáncer de cuello uterino o cáncer de cérvix se puede detectar y prevenir tempranamente mediante diferentes estudios. Un tratamiento a tiempo implica detener los cambios irregulares que se producen en las células. Siempre se estudió este tipo de cáncer hasta que finalmente se descubrió que es producido por el VPH (Virus del Papiloma Humano), el virus de las verrugas, un virus que una vez ingresado a nuestro cuerpo ya no nos abandonará, pero que el propio sistema inmunitario mantiene bajo control la mayoría de las ocasiones.

El VPH y el cuello uterino

El cuello uterino es una parte del órgano reproductor femenino, se trata de la entrada al útero. En el cuello uterino encontramos diferentes células (escamosas y glandulares), en ocasiones, estas células pueden verse afectadas por la presencia del VPH. Si estas células se alteran y crecen excesivamente es que se produce cáncer.

El VPH es un virus muy común que se encuentra presente en muchísimas personas. La mayoría de las mujeres lo contraen poco tiempo después de comenzar la actividad sexual.

La mayoría de las ocasiones (85% a 90% de los casos) el propio organismo se encarga de enfrentar al VPH y mantenerlo bajo control. No obstante, en otros casos, la infección por el VPH persiste entre 1 a 2 años. En estos casos es cuando el VPH puede causar algunos cambios precancerosos en las células del cuello uterino.

No todos los VPH causan cáncer. Únicamente deben ser supervisados los tipos de VPH denominados ‘tipos de alto riesgo’. De hecho, la mayoría de los Virus del Papiloma Humano causan verrugas pero no son cancerosos. Existe aproximadamente una docena de VPH considerados de alto riesgo, aunque la mayoría de cánceres los generan el tipo 16 y 18.

Si la infección persistente supera los 2 años (entre 3 a 7 años) y el tipo de virus es un ‘tipo de alto riesgo’, las probabilidades de desarrollar cáncer son mucho mayores.

Es por ello que realizar los exámenes de prevención y detección temprana de cáncer de cuello uterino es tan importante.

Cómo diagnosticar el Cáncer de cérvix

La principal herramienta que se tiene para prevenir el desarrollo del cáncer de cuello uterino es el Papanicolau  (citología cervical). El PAP o Papanicolau  es un examen pélvico que se realiza a la mujer en la cual se examina una parte de la vagina. Se realiza tacto de los órganos internos para asegurarse que todo está bien.

Con este examen se busca detectar tempranamente cualquier tipo de cambio celular anormal en el cérvix y así evitar que llegue a ser una célula cancerosa. El examen Papanicolau  es rápido, simple y si bien puede sentirse algo de incomodidad, la mayoría de las mujeres lo realiza sin mayores sobresaltos.

virus que causa cancer de utero

La vacuna contra VPH ayuda a prevenir los tipos de VPH más habituales responsables de causar cáncer.

En el transcurso del Papanicolaou  el médico ginecólogo, o el especialista a cargo, se valdrá de un espéculo, tomará una pequeña muestras de células mediante un pequeño instrumento que examinará en el laboratorio posteriormente un patólogo.

Cuando las células no son del todo normales, posiblemente el médico pida realizar nuevamente el Papanicolau en algunas semanas o meses. En este nuevo Papanicolau  puede que las células no tengan ninguna anormalidad, es decir, el Papanicolau ‘salga bien’.

Otra opción que el médico puede tomar es realizar un examen mediante un colposcopio, es decir, realizar una colposcopia. Este examen se efectúa comúnmente en el consultorio del médico y consiste en realizar una observación del cuello uterino a través de la vagina mediante un aparato (telescopio binocular) que permite observar con mucha más precisión cualquier anormalidad en el tejido del órgano femenino. También es posible realizar una biopsia con este procedimiento y que un patólogo la examine a fin de detectar con mayor precisión si existe actividad precancerosa.

También es posible que se realice una prueba de presencia de VPH. Esta prueba verifica si realmente posees el Virus del Papiloma Humano dentro de tu cérvix. En caso de ser positivo este examen, nuevamente se realizará una colposcopía.

¿Quién debe realizarse el Papanicolau?

El Colegio Estadounidense de Obstetricia y Ginecología (ACOG) emite algunas pautas para realizarse el examen según la edad y otras características de las pacientes. Por ejemplo, si existen irregularidades en las células posiblemente se requiera realizar la prueba nuevamente o en un período más acotado de tiempo.

Las pruebas de Papanicolaou se iniciarán a los 21, sin importar a qué edad se inició la actividad sexual. Esto es así porque raramente se detecta un caso de células precancerosas antes de esta edad.

Mujeres entre 21 a 29 años se realizarán el Papanicolau cada 3 años. No deben hacerse la prueba de VPH.

Las mujeres entre 30 y 65 años deberán realizarse la prueba de Papanicolau cada 5. También deben hacerse una prueba de VPH.

Las mujeres mayores a 65 años que no tengan antecedentes de cáncer de cuello uterino, que las pruebas de VPH y Papanicolau les hayan resultado negativas al menos 3 veces consecutivas pueden dejar de realizar la prueba de Papanicolau.

Algunas mujeres pueden requerir más o diferentes pruebas de Papanicolau: las que tengan el sistema inmunitario débil, quienes tengan un historial clínico de cáncer de cuello uterino.

Las mujeres que fueron vacunadas también deben realizarse pruebas regulares de Papanicolau.

¿El Papanicolau previene el cáncer?

En efecto, el Papanicolau o la citología cervical es un examen que NO se realiza únicamente para detectar el cáncer, sino que se intenta anticipar a él detectando posibles células anormales.

Si bien las estadísticas muestran que casi medio millón de mujeres son diagnosticadas cada año con cáncer de cuello uterino en todo el mundo, tal dato no es del todo exacto. La mayor cantidad de este tipo de cáncer se detecta en países en desarrollo como es el caso de países de América del Sur y África. También los países asiáticos son castigados con este tipo de cáncer.

Posiblemente esto se deba a que en los países desarrollados de América del Norte o Europa las mujeres cuenten con más y más completos programas de detección temprana de cáncer de cuello uterino y también más completos programas de asistencia de salud con quimioterapia, radioterapia, intervenciones quirúrgicas, etc.

Conclusión

Aunque la palabra cáncer esté revestida de una alta connotación negativa y nos asuste como quizá ninguna otra enfermedad, los avances científicos nos abren una puerta de esperanza muy grande. Detectar actividad precancerosa es una forma de anticiparse a un posible escenario de cáncer de cuello uterino.

Fuentes consultadas

Otros artículos de interés:

Necesito que me ayudes a difundir. Comparte!

Esta es una página para ayudarnos entre todos. Un sencillo comentario o un consejo será siempre bienvenido.